Archivo por meses: noviembre 2015

Cinco desafíos de movilidad en las megaciudades

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Opinión: Las nuevas tecnologías serán clave para reducir el consumo de energía y por tanto la factura energética y la contaminación en las grandes ciudades.

Los desafíos que plantea esta expansión para la calidad de vida y la sostenibilidad del medioambiente son considerables. Por ello, es indispensable que la sociedad se adapte a los cambios que se están produciendo. KONE destaca cinco de los retos que deben enfrentar las megaciudades para mantener el equilibrio perfecto entre crecimiento y sostenibilidad:

1. Medioambiente: el aumento de la población, así como de tráfico y consumo, requieren de herramientas que respeten un entorno cada vez más afectado por la contaminación. Para ello es importante apostar por el uso de tecnologías eco-eficientes en todas las áreas posibles, principalmente en el diseño de nuevos edificios y en las obras de modernización, ya que son los grandes consumidores de energía de las ciudades, por ejemplo, los ascensores suponen un 10% de la energía de un edifico y gracias a las nuevas tecnologías se puede reducir hasta un 35% su consumo y anualmente la factura energética.

2. Seguridad: es imprescindible que las grandes urbes sean lugares seguros capaces de soportar el tránsito de millones de personas. Con unos requisitos de seguridad cada vez más estrictos, las instalaciones deben a su vez adaptarse al aumento de flujo de personas y continuar modernizando sus sistemas.

3. Conexiones urbanas: cada vez es más importante crear conexiones eficientes que permitan el flujo constante de personas en todo tipo de edificios: oficinas, centros comerciales, aeropuertos… y que a su vez conecten con las escaleras mecánicas y ascensores de los servicios públicos, ya que son elementos que desempeñan un papel indispensable a la hora de la modernización de las megaciudades. El objetivo principal debe ser proporcionar soluciones que permitan desplazar a más gente en el menor tiempo posible de forma segura y transparente.

4. Megaedificios y ascensores inteligentes: las ciudades presentan un crecimiento imparable, según la ONU se prevé que en 2050 habrá unos 2.500 millones de personas más en los entornos urbanos. Una de las soluciones es la construcción de grandes megaedificios que sean capaces de alojar a miles de personas, pero edificios más altos supone también retos complejos relacionados con la seguridad, gestión de basuras o incluso con los propios sistemas de depuración de aire, donde ya se empiezan a instalar jardines interiores verticales, para mediante la bio-filtración depurar el aire interior. Por otro lado los ascensores son un elemento clave para desplazar verticalmente a la enorme cantidad de personas, siendo no solo importante la velocidad y por supuesto la seguridad, sino también las últimas tecnologías que puedan optimizar los recorridos, conozca los patrones de uso de sus habitantes, las horas punta y sea capaz de tomar decisiones a tiempo real para optimizar el flujo de personas.

5. Envejecimiento demográfico: Según datos de la OMS, la población mundial con más de 60 años pasará de 900 millones hasta los 2000 millones entre 2015 y 2050. Ante este considerable aumento de personas mayores será mas necesario que nunca que todo tipo de edificios se adapten a sus necesidades, fundamentalmente ascensores específicos para edificios antiguos.

“Nos encontramos en un momento de vital importancia en el que los cambios son necesarios para que las megaciudades gestionen el rápido aumento de población de forma eficiente y segura. Por todo ello, desde KONE seguimos desarrollando tecnologías y soluciones que ayuden a todo tipo de personas a desplazarse de forma segura y rápida a través de las ciudades con el objetivo de mejorar su calidad de vida”, explica Giovanni Lorino, director general de KONE Ibérica.

La mayoría de los CIOs confía en el instinto y la experiencia – en lugar de los datos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

A la hora de tomar decisiones, los directores de información prefieren confiar en sus propios instintos y experiencia personal, en lugar de los datos, o recomendaciones de terceros, al tomar decisiones.

SMARTLANCE IT RECRUITMENT SPAIN

Un sorprendente 68% de los CIOs consultados en una encuesta realizada por el proveedor de servicios TI Colt, prefiere recurrir a sus propios instintos y experiencia personal, por encima de cualquier otro factor -incluyendo datos o recomendaciones de asesores- a la hora de tomar decisiones bajo presión.

En el estudio, denominado “Moments that matter“, o “Momentos que importan”, Colt detectó que el 71% de los directores de TI consideran que, en promedio, su intuición y experiencia personal son más eficaces que la inteligencia de los datos al momento de tomar decisiones.

A pesar de ello, más del 75% de los encuestados admitió que a menudo hay discrepancias entre su intuición y otras fuentes, incluyendo datos concretos. Al pedírseles clasificar cuatro factores en orden de importancia a la hora de tomar decisiones, la experiencia personal se situó en el primer lugar, por encima de los datos e inteligencia, en tres escenarios posibles: gestión de eventos externos, respuesta ante requerimientos de clientes, y cumplimiento de normativas.

Colt atribuye la confianza en la propia experiencia personal a la sensación de riesgo personal que sienten los CIOs al tomar decisiones. Al respecto, la empresa indica que el 76% de los consultados tenía una sensación de riesgo personal al tomar decisiones, principalmente debido a que las TI tienen un papel cada vez más relevante para los negocios.

Carl Grivner, vicepresidente ejecutivo en Colt declaró: “Una ola digital está barriendo a través de todas las industrias – cambiando el rol de TI en un habilitador de negocios. Este estudio muestra que los líderes de TI reconocen la oportunidad que esto trae para ellos y claramente correlacionan su éxito profesional con momentos que importan para el negocio. Sin embargo, en última instancia, el éxito personal será determinado por la capacidad de identificar y manejar esos momentos que ayudan a transformar los negocios y servir mejor a los clientes”.

Grivner agregó: “Los resultados también muestran lo importante que es trabajar con el equipo adecuado – tanto en términos de su equipo interno y proveedores externos. Los líderes de TI creen confianza proveedor es el elemento más importante para garantizar resultados exitosos y son cada vez más preocupado por la experiencia del cliente proporcionada por proveedores clave. En Colt entendemos que los clientes dependen de nosotros para mantener sus servicios básicos que se ejecuta en segundo plano mientras se centran en lo que más les importa”.

Cinco tendencias clave en los centros de datos para 2016

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

“Mientras todavía vemos cómo muchas empresas siguen huyendo de inversiones a largo plazo en equipos informáticos debido al fluctuante entorno económico, el espacio del centro de datos cambia con rapidez”

“Mientras todavía vemos cómo muchas empresas siguen huyendo de inversiones a largo plazo en equipos informáticos debido al fluctuante entorno económico, el espacio del centro de datos cambia con rapidez”, comenta Lal Karsanbhai, presidente de Emerson Network Power en Europa, Oriente Medio y África. “Nuestro sector está innovando continuamente, introduciendo nuevas tecnologías en el mercado de forma regular, una tendencia que seguiremos observando a lo largo del próximo año”.

La empresa ha elaborado una lista con las cinco tendencias que, a su juicio, darán forma al panorama de los centros de datos a partir de 2016:

1. La nube se complica

La mayoría de organizaciones utiliza ahora, hasta cierto grado, la computación en la nube. La evolución desde SaaS a entornos verdaderamente híbridos, en los que los servicios en la nube se utilizan para aportar mayor agilidad a instalaciones antiguas, sigue avanzando a medida que más organizaciones se pasan a una arquitectura bimodal. Sin embargo, en lugar de permanecer estable, la nube podría volverse cada vez más compleja. El último estudio de investigación sobre utilización de servidores, llevado a cabo por Jonathan Koomey de Stanford y Jon Taylor de Anthesis Group, reveló que los servidores de centros de datos empresariales siguen proporcionando tan solo, de media, entre el 5 y el 15% de su potencial de computación máximo en el transcurso de un año. Además, el 30% de los servidores físicos está en estado “comatoso”, lo que significa que no han proporcionado servicios informáticos en seis meses o más. La presión para identificar y eliminar servidores comatosos continuará aumentando y es un paso necesario para la correcta gestión del consumo energético; sin embargo, también se explorará el potencial de que la capacidad no utilizada de centros de datos pase a formar parte de un servicio compartido, un modelo de computación en la nube distribuido, lo que permitirá a los centros de datos empresariales vender su capacidad excedente en el mercado libre.

2. La arquitectura se impone sobre la tecnología

Si bien la tecnología de los centros de datos desempeña una importante función a la hora de garantizar el rendimiento y la disponibilidad, los operadores de centros de datos cada vez se centran menos en ella y más en las arquitecturas en las que están desplegando esas tecnologías. “Nuestros clientes acuden a nosotros para desarrollar una arquitectura a su medida que se ajuste a sus necesidades y entorno específicos. Ya no buscan automáticamente la arquitectura de potencia tradicional, al entender que un sistema personalizado según sus requisitos es capaz de ofrecer más beneficios a largo plazo, incluidos una mayor disponibilidad, rendimiento y ahorro adicional” añade Franco Costa, vicepresidente y director general de sistemas de alimentación para Emerson Network Power en Europa, Oriente Medio y África.

3. Los centros de datos encuentran un lenguaje común

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) no solo repercutirá sobre las arquitecturas de los futuros centros de datos aumentando el volumen de datos que deban procesarse, sino que también cambiará la gestión de los centros de datos, y esto último pasará antes que lo primero. Los centros de datos de hoy en día incluyen miles de dispositivos que hablan multitud de lenguajes, incluidos IPMI, SNMP y Mod Bus. Esto crea lagunas entre sistemas que limitan los esfuerzos de gestión holística. Esta limitación dejará de existir a medida que Redfish, una especificación abierta de sistemas para centros de datos y gestión de sistemas desarrollada por Emerson Network Power, Intel, Dell y HP, consiga aceptación. Redfish creará interconectividad a través de sistemas de centros de datos, permitiendo nuevos niveles de visibilidad, control y automatización. Su adopción también ayudará a establecer mejores prácticas para el uso eficaz de IoT en otras aplicaciones.

4. La responsabilidad social se hace notar

Desde 2007, el sector ha abordado la eficiencia energética pero centrándose sobre todo en los aspectos financieros. Ahora, con iniciativas como la Directiva relativa a la eficiencia energética de la UE, en la que se esboza un conjunto de medidas vinculantes con las que se pretende lograr la reducción del 20% del consumo energético para 2020, algunas empresas están cambiando su enfoque de ahorro financiero por el de sostenibilidad, y están mirando sus centros de datos a través de una lente de responsabilidad social. Las operaciones de los centros de datos, incluidas la huella de carbono, el uso de energías alternativas y la eliminación de equipos, se están incluyendo ahora en las declaraciones de responsabilidad corporativa, creando una mayor presión para avanzar en estas áreas. El impacto de esta tendencia no se limitará a decisiones tecnológicas en las instalaciones. Para que sea significativa, deberá abarcar todo el ecosistema del centro de datos, incluidas la colocación y los proveedores de la nube. A medida que esta práctica crezca, la sostenibilidad alcanzará el nivel de disponibilidad y seguridad, como atributos imprescindibles de un centro de datos de alto rendimiento.

5. El centro de datos de vecindad se consolida

El crecimiento en el consumo de contenido digital y recopilación de datos está desafiando el modelo de centro de datos centralizado. Si bien grandes centros de datos seguirán proporcionando la mayoría de la computación, se verán respaldados cada vez más por instalaciones limítrofes, o centros de datos de vecindad, que proporcionarán contenido y aplicaciones de baja latencia a usuarios o procesamiento de datos y lógica para redes de IoT. A medida que estos microcentros de datos, funcionando como satélites de una instalación central, proliferen en los campus corporativos y en áreas residenciales de alta densidad, su éxito dependerá del uso de sistemas inteligentes y estandarizados que puedan gestionarse remotamente.

“Factores como la sostenibilidad y la velocidad seguirán repercutiendo en el mercado de centros de datos a lo largo del próximo año”, añade Karsanbhai. “En 2016, veremos como un mayor número de organizaciones comprenderán lo que podría aportar a sus operaciones globales invertir en nuevos equipos, como una mejor comprensión de los datos y la capacidad de ofrecer a sus clientes un mejor servicio”.